12 junio 2018

Préstamos para autónomos

Mira los bancos con los que trabaja el prestamista
Una vez que hayan aprobado la solicitud, los prestamistas te enviarán tu dinero sin retrasos. Una transferencia de un banco a otro es casi al instante sin embargo, si se realiza entre distintas entidades financieras puede tardar entre un día o dos. Así que depende de los bancos que la transferencia de tu préstamo o crédito rápido tarde más o menos tiempo.

Si lo que te interesa es disponer de tu préstamo para autónomo sin ningún tipo de retraso, antes de solicitarlo deberías informarte dónde realiza las cuentas la entidad que elijas. Para tener tu dinero al momento, será mejor hacerlo a través de aquellas compañías con las que compartas entidad bancaria.

Carnet de identidad
Haz una copia de tu carnet de identidad a color y por las dos caras. Para comprobar bien tus datos personales y tu lugar de residencia.

Extracto bancario

Este documento valdrápara demostrar que posees una cuenta bancaria en la que el prestamista te ingresará tu dinero. Como para ver tu historial financiero.

Un justificante de tus ingresos

Esto te valdrá para mostrar tus ingresos regulares y ver que podrás devolver el crédito. Puedes mostrar una nómina como cualquier otro tipo de ingreso ya sea tu pensión, paga por desempleo incluso las declaraciones del IVA.

Tener estos documentos a mano a la hora de realizar tú petición evitará complicaciones y acelerará el proceso. Si te falta algún documento o lo tienes caducado, la aprobación se retrasara para ir corrigiendo los errores y acabarás perdiendo tiempo.


Solicita tu crédito en el horario comercial

Las entidades prestamistas de mini créditos y créditos rápidos trabajan completamente online y su servicio suele estar disponible todos los días de la semana 24 horas. Puedes mandar una solicitud a cualquier hora desde cualquier sitio. Pero si necesitas tú crédito lo antes posible será mejor ver el horario de atención al cliente y enviar la solicitud dentro de ese horario. Para que así puedan ver tu caso al instante y no tener que esperar aquel personal que te atienda esté trabajando.

Sí algo bueno tiene los préstamos y créditos online es la rapidez para obtenerlos. Si quieres tener tu dinero lo más rápido posible, has de tener en cuenta los principales aspectos que puedan causar un retraso o acelerar el proceso de tu préstamo.

Se trata de un 2,34% menos que en abril del año pasado y del tercer nivel más bajo que se ha registrado desde el 2004. Por lo que según vaticina el Banco Central Europeo, los créditos para pymes van a continuar con su mejora y sus condiciones de financiación en los próximos meses.

Este hecho garantiza la estabilidad de las empresas, que tras unos años sin movimiento, estancamiento motivado por la crisis financiera mundial, los bancos han decidido aumentar su cuota de mercado entre las pymes españolas.

Los préstamos para autónomos y créditos rápidos son una de las formas más recurrentes para una financiación urgente. Se tramitan en poco tiempo porque su solicitud como el análisis se hace a través de internet, casi sin papeleos ni gestiones que lo retrasen. Suelen dar una respuesta casi al instante el dinero es ingresado en tu cuenta sin largos tiempos de espera. No obstante, hay varios factores que influyen en la rapidez al concederlo. ¿Quieres saber que tienes que hacer, para agilizar y acelerar el procesoque tú crédito online?



No olvides la documentación
Cómo norma general, la documentación necesaria para poder pedir un mini préstamo o microcréditos suele ser poca. No obstante, habrá que dar una documentación mínima al prestamista para ver tu perfil. Dependiendo del prestamista te pueden pedir distinta documentación, aunque lo más común es que necesites lo siguiente:



Y es que han sido los resultados del último estudio que se ha llevado a cabo por la institución que lleva Mario Draghi, la cual, a partir de una muestra de más de once mil empresas europeas, ha confirmado que las pymes y los autónomos de España han mejorado de forma notable sus condiciones de financiación y también su acceso al crédito.

De esta manera, la actitud de la banca frente a los créditos para las pymes, la inyección de liquidez y la guerra entre entidades bancarias por ver cual de todas ellas capta más clientes, han dado lugar a que los tipos de interés tiendan a la baja en Europa, sobretodo en España. Un hecho que mejora de forma sustancial las condiciones de financiación de las medianas y pequeñas empresas españolas, ha indicado el BCE.

En resumen, este organismo ha adelantado que durante el último año el precio de la financiación para las empresas españolas, pymes y autónomos, se ha reducido en 141 puntos básicos mientras que en Europa en general, esta caída ha sido, de 99 puntos.

En este aspecto, el BCE ha explicado que el tipo de interés de los préstamos de hasta un millón de euros se ha reducido en España en 34 puntos sólo en el primer trimestre de este año, hasta alcanzar el 4,73%. Esto nos da buenas perspectivas de futuro.

La política monetaria que está llevando a cabo el Banco Central Europeo, el comportamiento de las entidades bancarias y el hecho de que la economía va mejorando, son las causas principales de que España se sitúe en la actualidad, como el país en el que existen las mejores condiciones de préstamos para autónomos y las Pymes.

05 junio 2018

La poesía es un arte escaso

Carlos Falcó, Loewe y otras empresas españolas de alta gama piden que la Real Academia modifique su definición de "lujo", una palabra que la RAE asocia a ricos y a ociosos y a algo que no sirve para nada. Y no les falta razón. Lujo es tener tiempo libre, el silencio del móvil, el abrazo de tu perro, los huevos de Casa Lucio y cosas así que no se pagan con dinero. Un lujo es el don de escribir versos y el placer de leerlos. Los ganadores de la 30 edición del Premio Loewe de Poesía han sido este año Ben Clark, ibicenco de nacimiento y vocación, y la argentina Luciana Reif, poeta revelación. El mérito es también de la Fundación Loewe, que considera la cultura un verdadero lujo y patrocina un bien tan raro y precioso como la poesía, aunque en la fiesta del Hotel Palace los entendidos comentaban que está en alza y que los jóvenes poetas arrasan en internet. Otra fiesta para los sentidos, la exposición de fotos de Emiliano Súarez, Pepe Botella y la escenógrafa Ana Garay montada en un garaje en construcción y dedicada a sus respectivas visiones de Nueva York.


Enamorado de una ciudad de la que no conseguía desentrañar sus texturas, Emiliano la descubre por fin con las imágenes de su iPhone, Pepe Botella con su cámara de gran profesional y Ana Garay a través de sus mapas. La muestra se verá en mayo en Bilbao. Emiliano sigue en la firma familiar de joyería como consejero, pero estrena empresa propia de márketing creativo, que es lo suyo, y su nueva libertad queda demostrada en esta experiencia, un sueño por fin cumplido. Y precisamente en Bilbao se entregaron también los Premios de Teatro y Toros, que patrocina el hotel Ercilla desde hace 34 años, otro mecenas cultural de los que no quedan.

Y hablando de gente siempre está dispuesta a hacer algo bueno, Irene Villa y Coolook, la firma de joyas que tanto le gusta a Letizia, se han sumado al proyecto Tu bebes, otros también, de Auara, un agua que destina todos sus beneficios a hacer pozos en África. La diseñadora Mar Aldeguer también dará parte de las ventas de la nueva colección de Coolook inspirada en Egipto a esta causa. En la inauguración de un restaurante prometían la presencia de algún Borbón invitado y otras celebridades, pero su lugar fue ocupado por invitados como Arancha de Benito, haciendo su alegato de la prisión permanente revisable. ¿Hasta cuándo… etc?

28 mayo 2018

Energúmenos mentales que van al partido

Hay que pensar que el sistema puede romperse en cualquier momento o hay que pensar que cien individuos no suponen ningún peligro? «iAllez París, allez le P.S.G.!» («¡Vamos; París, vamos P.S.G.!») volvió a sonar en la noche del martes en el estadio del Parque de los Príncipes en boca de los hooligans del París SaintGermain, que disputaba el choque de la temporada contra ;el Olímpico de Marsella. Skinhead o cabeza rapada. El gusto por la violencia gratuita, la cerveza, el sexo y la parafernalia nazi y la lectura de «Mein Kampf» de Hitler. Cada dos semanas, la tribuna este del Parque de los Príncipes ruge su pasión visceral y su odio al equipo de fuera. Cada partido del P.S.G., esta tribuna llamada «Boulogne » se enciende y explota al aire de .su descomunal pancarta con los colores del club, que son los mismos que los de la nación francesa, blanco, azul y rojo; y sobre el tricolor patrio, la efigie de la muerte y como telón de fondo el odio al extranjero, la aspiración de una Francia «limpia y pura».


El martes, como tantas otras veces, para muchos de estos energúmenos mentales lo de menos era el partido. En realidad, «le Parc», como se conoce en París a este bonito estadio, es para los skins galos «un espacio de libertad, de reunión fraternal», tal y como cuenta Yves, que esta noche vuelve a vestir su bufanda, sus botas para militares y vuelve a lucir su cabeza rapada para hacer honor al esfuerzo del equipo de fútbol que, en sus propias palabras, «simboliza la Francia blanca». Mentira. Entre los cerca de cien skinheads que sientan sus reales en el estadio no sólo hay francesitos puros y blancos, también los hay más morenos, mucho más morenos, como para concluir que su ascendencia genealógica se zambulle en la pureza aria que ellos reclaman.

Incluso el superjefe de las escuadras skins del P.S.G., un tal Serge Ayoub, más conocido como «Batskin» (por su reconocida afición a usar el bate de béisbol sobre las cabezas no rapadas) es descendiente de madre turca. Pero no lo airea demasiado. «Batskin» es el individuo que organizó, a partir de 1984, a los cabezas rapadas franceses y, pese a odiar el fútbol con toda su alma, decidió que este estadio era el lugar ideal para reunir a los cachorros del fascismo francés y para reclutar más. Después de traer en jaque desde entonces a los dirigentes del París SaintGermain a causa de graves disturbios un partido sí y otro también, «Batskin» y sus chicos han logrado quizá lo mejor que podían esperar: que el club les pidiera de rodillas una tregua. Aceptaron, y ahora le Parc está tranquilo. Más o menos. Allá donde el Parque de los Príncipes dobla por su este, surgen las pancartas que advierten a los visitantes la necesidad de andarse con ojo. «Incorregibles galos», «Lutecia Falco», «Boulogne Boys», «Ultras Sección París» o «Zyclon Army» (Zyclon era el gas utilizado por los nazis en los campos de concentración) son sus nombres de guerra. El martes, a las ocho y diez de la noche, los jugadores del Marsella, los actuales campeones, saltan al césped para realizar ejercicios de calentamiento. Si, en general, París y Marsella no se soportan, futbolísticamente hablando la cosa es aún más visceral y no digamos en cuanto a «lo» skinhead: bengalas encendidas sobre la zona del Marsella, saludos brazo en alto y una tremenda humareda roja y azul recibe al equipo de fuera. Para estos hijos del fascismo (pese a que la mayoría justo justo saben quién era Hitler), Marsella es la escoria, el mestizaje de un puerto mediterráneo, frente a lo que ellos definen como «pureza» de París: deben estar ciegos para decir que en cuestión de raza París es puro pero qué más da la realidad si en el fascismo sólo cuenta la verdad por él inventada... Yves, este cabeza rapada nacido en Lille y residente en París, asegura que formó parte del «glorioso» coro que hace poco menos de dos años entonó en el Parque de los Príncipes el gritó «iCarpentras, Carpentras!». Carpentras es una localidad situada al sur de Francia, donde en aquella época unos desconocidos profanaron 40 tumbas del cementerio judío; y es que a Yves, aunque no sabe decir muy bien cuál es la diferencia entre el judío y el no judío, le gusta gritar aquello de «iReventar sucios judíos, Francia os odia!». Para los skins del Parque de los Príncipes, decididamente el Frente Nacional de Le Pen se queda demasiado pequeño; dicen ser apolíticos, ni de derecha ni de izquierda... Entonces, Yves ¿por qué lucháis?: «Vamos contra esta sociedad de mierda».

El atuendo en esta «Kop Boulogne» (el nombre Kop lo toman de las tribunas principales de los grandes estadios ingleses) está fundamentalmente compuesto de cazadoras brillantes de color negro o verde militar. El pelo está corto, el gesto es duro y la acción, siempre, violenta. El «cerebro» del Marsella, el inglés Chris Waddle, realiza una gran jugada y cae junto al banderín de córner tras una dura entrada: le llueven tres o cuatro naranjazos desde las filas del grupo autodenominado «Lutecia Falco». Al final, Waddle y los suyos se llevaron un punto tras un partido de los que quitan la afición, pero a los ultras parisinos no les suele importar demasiado el desarrollo del juego. Pero de todas formas, el Parque, afortunadamente para los dirigentes del P.S.G. y para los equipos visitantes, ya no parece ser lo que era: desde que «Batskin» estableció el acuerdo, hay menos violencia. Por ejemplo, el otro día el autocar del Marsella no fue atacado, cosa que antes era impensable... y la pancarta con el saludo alemán «Sig Heil!» no colgaba del «Kop Boulogne». Los skins del P.S.G. deben estar cansados, para cuando llegan al lejano Parque de los Príncipes, de las incursiones violentas que habitualmente hacen contra inmigrantes, vagabundos o bandas rivales. Han bajado el pistón de su violencia verbal y física pero están ahí cada dos semanas, y por ahora nadie, y menos -los dirigentes del primer equipo de París, podrá impedirlo.

22 mayo 2018

Compra que todavía queda!

Y llegó el mes de diciembre y con él un suplemento de dinero dado, con el implícito reproche empresarial de dadivosa limosna, y con él una serie abierta de posibilidades adscritas al deseo de comprar una suma de libros que, desde hacía tiempo, tenía ganas de leer. Andando, paseó pór un barrio lleno de torres ajardinadas y se dirigió a una de esas grandes superficies donde, en debidos espacios, se alinean tarros de foie y cerveza importada junto a rutilantes cubiertas de libros y estantes llenos de discos donde fotografías de estrellas rock agotan las finitas posturas contorsionistas del cuerpo humano. Le costó encontrar lo que buscaba. El espacio dedicado a libros presentaba un aspecto nuevo: Enmarcando los tomos, por encima de las estanterías, guirnaldas rojas que sostenían piñas y bolitas de colores. Venía provisto de una lista muy definida de títulos. A saber: Iluminaciones IV de Walter Benjamín que un amigo suyo, de aficiones filosóficas le había recomendando; el segundo tomo, recientemente aparecido, de El libro de las preguntas de Edmond Jabés; un libro de relatos de una autora rusa Tatiana Tolstoi para su novia; El jinete polaco de Antonio Muñoz Molina, reciente Premio Planeta y, sobre todo, Los últimos días de la Humanidad de Karl Kraus, de quien siempre le había gustado su estilo, entre panfletario y apocalíptico. Rastreó entre todas aquellas pilas de libros envueltos en celofán a la busca de sus tesoros. El tomo de Muñoz Molina fue fácil de encontrar. El libro de las preguntas yacía apretujado entre libros de arte en inglés, rebajados, y una torre de volúmenes de Lo que el viento se llevó.


La autora le pareció desconocida. Llevaba ya su buena media hora buscando los tres libros que le restaban cuando agotado, con un incipiente dolor de cabeza, se dio por vencido. Reconocía que debería dejarse llevar, a la hora de elegir algún libro, por el aspecto de la cubierta o por otros signos que, por ahora, no se le hacían conscientes. Con un enorme esfuerzo de voluntad decidió tomar el metro y dirigirse a una librería tradicional. Echó una cala a los libros comprados durante el trayecto. El de Jabés le pareció, en aquel ambiente de aire enrarecido, premonitorio, casi cabalístico. Más tarde, al llegar a la librería, comprobó que el viaje había merecido la pena. Cinco minutos tardó en ser atendido de manera satisfactoria y, además, esto fuera de presupuesto, encontró un volumen de cuentos que creía irrecuperable aunque su edición no se remontaba más allá de diez años. Contento, comenzó a echar en falta la tensión que le producía la gran superficie dejada atrás una hora antes. Reconoció que reflejaba muy bien el microcosmos de su barrio y que la alineación de los libros al lado de las latas de cerveza importadas era un signo de la cultura democrática, la realización de aquel sueño por el que habían luchado aquellos sindicalistas ingleses de principios de siglo cuando fundaron las bibliotecas ambulantes: llevar la cultura universal al pueblo.

Pensó que, a partir de ahora, tendría que dirigirse a la librería en metro para poder comprar los libros que le gustaban o le recomendaban. Hecho éste que se le antojó lleno de dificultades. La larga duración del desplazamiento le impelía a aplazar la decisión última de abandonar definitivamente la gran superficie. En definitiva, ¿por qué tanta tensión?, ¿qué había hecho él de malo? Al fin y al cabo sólo había querido comprar los libros que le gustaban, aunque fuera Navidad y, por razones geográficas, sólo tenía una gran superficie a mano. Como un postrero gesto de culpabilidad difusa trasladó los últimos libros adquiridos a la bolsa donde reposaban los comprados en la gran superficie y, con paso ligero, hacía ya frío, se encaminó a su casa.

14 mayo 2018

Menuda nochecita

El primero en intentarlo fue un muchacho de pelo largo con una cazadora de cuero. Se separó del grupo que coreaba insistentemente «abrid la puerta», «abrid la puerta» y avanzó con paso decidido hacia el sector occidental. Antes de que hubiera llegado a medio camino, uno de los «vopos» lo tenía atenazado por el cogote. Lo llevaba pataleando como un conejo hacia la furgoneta cuando empezó a andar otro de los jóvenes y enseguida muchos más. A los dos minutos habían desbordado por todos lados a la policía En ese mismo instante, la vociferante multitud que esperaba en el sector occidental comenzó a encaramarse al Muro, a bailar encima, a dar aullidos de entusiasmo y lanzar cohetes. Ante los ojos atónitos de los «VOpos» la gente se puso a pasar en uno y otro sentido, regodeándose en el insólito placer de pisar por primera vez en veintinueve años uno de los puntos más inaccesibles y prohibidos de Europa. Sin saber de dónde, aparecieron los picos y un martillo con los que algunos se lanzaron con entusiasmo a derribar físicamente el Muro. Apenas habían hecho un par de diminutos agujeros, cuando irrumpió en la escena una camioneta de la policía con un cañón de agua en el techo. Unas pedradas, unas carreras y a los pocos minutos había retomado la algarabía, cuidadosamente estimulada por incontables botellas de vino espumoso.


Algunos de los que venían del Este afirmaban estar decididos a quedarse, pero la gran mayoría parecía más movida por la curiosidad que por el deseo de emigrar. A las dos de la madrugada, los locales nocturnos de la animada y estridente Kufurstendamm rebosaban de gente que bailaba abrazada, y se daba besos y cantaba en ese tono desgarrado que dan las borracheras de cerveza. A partir de esa hora, mientras continuaba el flujo en dirección al oeste de vehículos y personas por los ocho puestos fronterizos de Berlín, muchos de los que habían pasado a primera hora de la noche iniciaban ya el camino de retomo. La emocionante verbena berlinesa de anoche ha sido tan inesperada que ha habido gente que ha cruzado con el abrigo puesto encima del pijama, simplemente por la curiosidad de comprobar que lo que decía la radio era verdad.

Un hombretón con aspecto de camionero y manos enormes que retomaba eufórico al sector oriental cuando ya clareaba el día, me dijo entre grandes risotadas que su mujer no se iba a creer la historia. «Para que no piense que me he ido con alguna pelandusca, la voy a sacar ahora mismo de la cama, la subo al coche y me la traigo a dar una vuelta», decía entre carcajadas. El conductor de una grúa que arrastraba tras sí un renqueante cochecillo germanoriental, contaba muy ufano que a él y a su compañero se les ocurrió venirse a dar una vuelta cuando pasaban frente al paso de Bornholmer Strasse y vieron que la multitud salía en riada. «Nos hemos estado paseando por el otro lado, pero ahora nos tenemos que volver», se justificaba risueño el conductor. «El dueño de ese trasto debe estar desesperado buscándolo». De la misma forma que a la salida los «vopos» se habían limitado a observar estupefactos la estampida en dirección al Oeste, a la vuelta tampoco exigen demasiadas formalidades.

Algunos jóvenes se acercaban hasta los aduaneros occidentales y piden que les estampen un sello «para tener un recuerdo». Otros enfilan, en unos casos con paso firme y en otros tambaleante, hacia sus casas o trabajos. Desde primeras horas de la mañana varios miles de personas permanecen concentradas en el lado occidental del «Checkpoint Charlie» para dar la bienvenida a los que continúan llegando. La gente ha formado un pasillo y en cuanto aparece un coche de la RDA prorrumpe en aplausos. No importa si son emigrantes o jerifaltes del régimen comunista en visita de trabajo. Hay jóvenes con ramos que entregan una flor a cada uno de los que sale y grupos con botellas de espumoso que riegan parabrisas. Probablemente mañana, la ciudad se despierte con resaca y empiece a preguntarse cómo solucionar los ingentes problemas que plantea el flujo de emigrantes, pero por ahora vive, como la RDA, en plena «borrachera de libertad».

08 mayo 2018

Tradición o dinero

La autocracia en la que ha vivido permanentemente el rugby, aceptada de buen grado por todo el mundo hasta el día de hoy, ha generado una peculiaridad en el gobierno de este juego que hoy está en plena revisión: la conservación del estatus de amateurismo de sus actores. Este amateurismo es sólo de palabra cuando se le contrasta con la dura realidad. El reglamento del juego dice, a continuación de los objetivos del mismo: «El rugby es un juego amateur. Nadie está autorizado a solicitar o recibir pago u otra recompensa material por tomar parte en el mismo». Pero este párrafo, aunque mantenga su vigencia teórica, fue escrito hace muchas décadas, cuando el mundo no presentaba tantas tentaciones como hoy para los deportistas de élite, cuando las empresas comerciales no veían como un excelente escaparate para vender sus productos a los famosos del deporte, cuando la televisión no existía. Hoy, para mantener en alto esa bandera casi «naif» del amateurismo, los directivos deben hacer uso de una ética más distendida.


En estos días Australia acaba de completar una gira de un mes por Canadá y Francia, mientras que Nueva Zelanda sigue adelante con la suya de 45 días en Gran Bretaña. ¿Qué deportista amateur puede dejar su actividad por tanto tiempo sin perjuicios? Muy pocos, y esos pocos de una forma muy especial. En un reportaje publicado recientemente en el periódico inglés The Guardian se leía: «La temporada local en Nueva Zelanda terminó hace quince días pero el jugador Gallagher se tomó un año de excedencia sin sueldo en su trabajo como policía en Wellington para afrontar las demandas del rugby internacional». «En Nueva Zelanda -agregaba el propio jugador- la temporada comienza cada año más pronto, y hay muchísima competitivad y presión que hacen que tengas que estar a tope todo el tiempo». Luego añadía, «me rompí el tobillo en 1985 jugando para el Wellington y perdí seis meses». Unos lujos que no están al alcance de un deportista amateur. Pero los directivos, que son quienes pregonan y sostienen el concepto de amateurismo dentro del juego, son también quienes crean cada vez más obligaciones a los jugadores. Aunque, en realidad, no son ellos sino la corriente cada vez más torrentosa por donde navega el deporte en nuestra sociedad de consumo, pero ellos la aceptan. No tiene sentido que un actor de un espectáculo que reúne a cincuenta o sesenta mil espectadores que pagan por presenciarlo sea recompensado con una cerveza y un apretón de manos.

Esa es la realidad, aunque no estemos dispuestos a verla. Los mejores jugadores de las potencias de este juego son tentados por las grandes empresas para ocupar un puesto en ellas, todo el mundo sabe que en Francia e Italia los grandes nombres reciben dinero o prebendas valiosas, aunque uno no sea tan ingenuo como para afirmar que es cierto (o que es mentira); uno solamente puede afirmar, como -los políticos, «ni sí ni no, sino todo lo contrario». Cuando uno se entera que cerca de la mitad de los jugadores de élite en Francia son funcionarios públicos, empleados de los ayuntamientos en los pueblos para cuyos equipos juegan y que el famoso Herrero, entrenador del último subcampeón de Francia, el Toulon, declaró en Madrid a quien quisiera oirle que en su equipo el sólo quiere «jugadores profesionales porque tiene que trabajar varias horas con ellos», comienza a no creer en ese amateurismo.

04 abril 2018

Cupón descuento Fnac

En conclusión el Microsoft Surface Laptop es ideal para quien busque un portátil ultra fino con diseño Premium y un buen rendimiento, con una buena autonomía, siendo su única desventaja la escasez de puertos. Un portátil con la calidad a la que acostumbra Microsoft, resulta difícil no fomentarlo a todo aquel que busque un producto de características similares.

Para darte más facilidades Fnac te propone varios tipos de pago para que puedas escoger aquel que más te convenga podrás hacerlo con tarjeta de crédito ya sea Visa, Mastercard, American Express y la tarjeta Visa Fnac, podrás hacerlo también contra reembolso, mediante transferencia bancaria, con los cheques regalo, con los cupones de descuento Fnac y por supuesto puedes financiar tus compras si dispones de la tarjeta Visa Fnac.

La firma que ha desarrollado esta aplicación con el mismo nombre que registra la actividad cardiaca y alerta sobre posibles picos, el hallazgo se ha llevado a cabo mediante un estudio que se ha realizado entre 14.000 usuarios equipados con el Apple Watch y la app detectando a 462 de ellos la presencia de diabetes, este artilugio tan interesante puede conseguirse con el cupón descuento Fnac; tiene una precisión del 90% de los aciertos, con lo que podría ser de gran valor para quien no sabe que tiene esta enfermedad o multitud de afectados que desconocen cuál es su situación.

Todo son ventajas en Fnac. También podréis encontrar aquí los cupón descuento Fnac, que te permitirán un ahorro en tus compras.

Podrás hacer un seguimiento de tu pedido y se te enviará un correo electrónico para informarte cuando se ha enviado tu pedido.


Entra ya en su web y aprovéchate de todas las ofertas como por ejemplo hasta un 50% de descuento en tecnología, gastos de envíos gratis en muchos de tus artículos, productos solo disponibles en Fnac, 30% de descuento en algunos juguetes y mucho más, entra y descúbrelo por ti mismo.

Tal vez su rendimiento gráfico nos era el más idóneo para juegos que hacen gala de gráficos complejos y avanzados. Por el contrario nos encontramos que el rendimiento de su disco sólido es muy bueno, siendo uno de los motivos de su agilidad en el funcionamiento, así como de su rapidez en el inicio y el apagado. La calidad del audio es francamente buena, superior a otros equipos del mismo rango de precios. El volumen es bueno debido a que los hasta 12 se encuentran bajo el tejido del teclado. Su autonomía que es de unas ocho horas, teniendo una carga de tres horas de duración, es un equilibrio realmente bueno tratándose de un equipo ultra fino.

Fnac es la primera distribuidora en Europa de productos técnicos y culturales, líder en la distribución especializada y en la que podrás encontrar todo aquello que necesites o estés buscando, desde libros, eBooksvideojuegos, informática y muchas cosas más pero por supuesto podréis encontrar en su web un apartado dedicado a los más pequeños.

El Apple Watch puede detectar la diabetes con total precisión, contribuyendo así a salvar las vidas de gente en apuros o sencillamente a alertar a las personas de algún potencial problema de salud. Esta es una función importante del reloj de los Cupertino, su capacidad para detectar los casos de diabetes con una elevadísima precisión. Es un descubrimiento que va a suponer un avance importante en lo que respecta a la salud de sus usuarios y un nuevo argumento de peso para vender más unidades de este reloj inteligente.

Cardiogram alertaría al usuario de los primeros síntomas de la enfermedad y lo haría analizando los datos obtenidos por el sensor del reloj con una red neuronal, la cual procesaría la información y alertaría sobre un riesgo potencial inminente.


Lo mejor del asunto es que esta conclusión es sólo una muestra, la firma está avanzando mucho y seguirá trabajando para ofrecer alertas tempranas de otras muchas enfermedades, la otra ventaja de este importante hallazgo es que sería extensible al resto de relojes inteligentes del mercado que midieran la frecuencia cardiaca.

Freemium y cómo sobrevivir cargando todos tus dispositivos sin tener que tocar un hecho, es uno de los mejores recursos para utilizar cuando estás de viaje, puede suceder que te dejes el cargador en casa, si utilizas el clásico cargador con varias fuentes USB mediante el cual, con un solo enchufe puedes cargar tu móvil o tu tableta, empleando una batería portátil, pero puede que todo eso pero dejes en casa y ya en el hotel y conteniendo la respiración abras todos los compartimentos de la mochila y de pronto la pesadilla deje de serlo. Si dejas un powerbank cargado, junto con un par de cables para casos de emergencia puede salir de un apuro. El teléfono aunque cuente con un 20% de batería y te espere una larga jornada al día siguiente, tienes que enchufar el cable a la batería portátil si todavía tenía carga, seguro que se te cargará sin problemas.

Lo mejor del asunto es que esta batería portátil tiene tanta capacidad que te servirá para mantener todos los equipos cargados durante tu viaje. Esta Powerstation XXL, tiene dos inconvenientes principales, el primero es el económico porque vale casi 90 €, motivo para pensárselo varias veces y en segundo lugar su peso físico, casi 400 g se nota y más cuando se llevan en una mochila. Eso sí, la inversión merece la pena desde el primer momento en el que esta batería te salva de una apuro como el descrito, puede utilizarse además como hub de carga, pues cuenta con un sistema de gestión inteligente que hace que primero se carguen los equipos conectados para luego alimentar la batería.
Respecto a los conectores tiene un USB 3.0, un mini Displayport, un Jack 3.5mm y un conector SurfaceConnect. Bastantes pocos conectores y ausencia clamorosa de un conector USB Type-C, aunque ello también permite mantener a este portátil tan delgado. El teclado es retro iluminado en blanco y con teclas planas. El touchpad tiene tamaño suficiente para una utilización cómoda, es compatible con gestos y resulta muy agradable al tacto. Este portátil queda con Windows 10, tiene una instalación muy limpia, sin ningún tipo de bloatware añadido, algo que por el contrario resulta lógico si tenemos en cuenta que el sistema operativo viene de la misma mano de Microsoft. Tiene un funcionamiento muy influido y no se nota ningún tipo de ralentización, abriendo y cerrando aplicaciones rápidamente, a pesar de que no es un equipo ideal para gaming, pues no tiene la potencia necesaria para mover juegos que requieran esas características.

Esta bestia de Mophie es una buena solución en todos los casos, como he dicho resulta un tanto pesados y tienes que llevarlo todo el día encima, para este caso es mejor recurrir a dos baterías portátiles y te sacarán de más de un apuro. Si quieres mantener los powerbanks cargados, pero al final no sabes cómo retener cada batería con su carga, es siempre mejor mantener otro en la cartuchera. Y por si esto fuera poco, es que no necesita enchufe en ningún caso, esto sería un cargador solar, la verdad es que sí funcionan aunque con algunas puntualizaciones, la idea en principio parece algo alocada pero no lo es, ya que gracias a él se puede prescindir, si se dan las circunstancias adecuadas de la red eléctrica para cargar por lo menos un móvil.

Microsoft Surface Laptop es un portátil muy interesante, ultra fino de 13,5 pulgadas, con procesador IntelCore i5, 8 Gb de memoria RAM y un disco sólido de 256 gigas como características principales. El Microsoft Surface Laptop destaca por su delgadez y su ligereza, lo primero que se ve es el tejido que recubre la zona circundante al teclado y al touchpad. No se sabe si es cuero o terciopelo, no es ninguno de ellos, es un tejido textil fabricado en Italia cuyo nombre es Alcántara y está formado por una tela hecha con fibras de poliéster que se han unido mediante resina de poliuretano, dándole un aspecto similar a la piel de melocotón. Es un tejido lavable y resistente a las manchas, resulta imposible su reemplazo por nuestros propios medios, tampoco vale la pena a corto y medio plazo. El resto del portátil está construido en aluminio, esto unido a su delgadez hace que sea un dispositivo que pese muy poco. El aluminio le aporta también una gran resistencia frente a arañazos y otros desperfectos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...