09 julio 2012

El amigo de Mark Webber


Dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro. Pero en el caso de Fernando Alonso y Mark Webber, la frase es más que discutible. Ambos mantienen una gran relación dentro y fuera de los circuitos, que exhiben en cada paseillo previo al podio o después de una intensa clasificación como fue el caso del pasado sábado. Incluso el australiano no tiene reparos en llevar a su colega a lomos de su monoplaza si éste se queda sin gasolina, como ocurrió hace un año sobre el asfalto alemán de Nurburgring. «Me ha llevado como si fuera un taxista», bromeaba en su día el piloto de Ferrari. 

Hace unos meses, al final del pasado curso, Webber admitió haber recibido un SMS del asturiano en el que bromeaba sobre su presencia en la gala anual de la FIA en Nueva Delhi, como tercer clasificado, después de que ambos se jugaran junto a Button esa posición en el Gran Premio de Brasil. «Recibí un mensaje de texto de Alonso el día antes de viajar a la India donde me recordaba que tenía que acudir a la gala. Ponía lo siguiente: 'Les habla el capitán, su vuelo está listo para embarcar'. La verdad es que hizo sonreír al leerlo», reconocía el piloto de Red Bull. Una amistad que durante el pasado invierno desató los rumores sobre su posible fichaje para 2013 como compañero del asturiano en Ferrari, sustituyendo al brasileño Felipe Massa. 

Sin embargo, esa camaradería choca frontalmente con la realidad deportiva. A día de hoy, son los máximos favoritos al título. Al menos, los dos primeros clasificados de un campeonato que dominan con dos triunfos cada uno. Sebastian Vettel es el tercer inquilino del podio de ayer. 

Alonso felicitó a Webber nada más aparcar su bólido sobre el asfalto de Silverstone, junto al monoplaza azul de su amigo. Una pequeña derrota que el asturiano relativizó: «Hemos perdido siete puntos con Mark, pero hemos ganado unos puntos extra con los demás. Seguimos líderes, que es el objetivo principal». 

Un botín que le permite ampliar hasta los 29 puntos la distancia con Sebastian Vettel. Algo insólito hace apenas un año pero una realidad este curso después de los dos golpes asestados por el español entre Valencia y Gran Bretaña. Una recompensa de 43 puntos sobre 50 posibles que le han disparado al frente del Mundial. Sin embargo, Fernando Alonso mantiene la calma porque sabe que el campeonato es muy largo y aún no se ha consumido ni la mitad de las pruebas. Y, sobre todo, porque acechando tras la esquina aguarda un viejo amigo que no entiende de amistad cuando se sube al monoplaza. Lo mismo que él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario