11 abril 2013

A la calle el salto del deporte

Unidas irremediablemente a los gimnasios y al ejercicio, las zapatillas de deporte llevan un año dando el salto de gigante a la calle. 

Ya lo presagiaban el año pasado diseñadoras como Isabel Marant con su modelo abotinado y cuña imitado por doquier (llegó a haber lista de espera en algunas tiendas). A esto se une que han estado presentes en múltiples desfiles entre los que destacan Lanvin o el creador Raf Simons. 

Y qué decir de las celebrities. La presentadora e it girl Alexa Chung es imagen de Superga y fiel a las Converse All Star y como ella, pero cada una a su estilo, las han lucido top models como Miranda Kerr o Doutzen Kroes.

A Mario Díez no le extraña nada esta tendencia. Loco confeso de las zapatillas y, por ende, coleccionista, hace aproximadamente un año decidió compaginar su trabajo diario con esta pasión.

Así surgió la tienda Run Baby Run (nombre que también da título a un tema de la mítica banda de rock Garbage).

En un pequeño, pero perfectamente aprovechado y estudiado (¡ojo a los detalles!) local de dos plantas que antes era una bodega, exponen y venden zapatillas vintage y de edición limitada de las más prestigiosas y demandadas marcas: Puma, Asics, Adidas, New Balance...

En su mayoría improbables de encontrar en otro establecimiento de la capital, aquí lucen sobre originales estantes realizados a partir de cajas de vino apoyadas sobre la pared principal de la tienda. En ella llaman la atención multitud de recortes de anuncios, películas y revistas de décadas pasadas que hacen las veces de papel pintado.

Entre estos recortes, por ejemplo, está la foto de un grande del cine de ciencia ficción de los años 80 y siempre fiel a sus zapatillas de deporte blancas en la saga Regreso al futuro, Michael J. Fox.

Y es que el furor por este calzado comenzó precisamente en esa década. Aunque en los años 70 las casas evolucionaron en la fabricación de zapatillas más modernas en cuanto a materiales, tecnología, etcétera, no es hasta unos años después cuando se desarrolla más material deportivo y las competiciones de alto nivel se empiezan a retransmitir mundialmente. Aquí comenzaba el boom de las marcas del sector dentro y fuera de la pista.

Y como todo en la moda vuelve, aquí nos encontramos: sumergidos en una loa al pasado una vez más y rescatando esas líneas características de aquellas décadas a través de, entre otras, la grande entre las grandes: New Balance.

Famosa por su notable comodidad ideal para caminar y correr, ahora ésta puede presumir también de estar entre las más demandadas para salir a la calle. En Run Baby Run encontramos únicos y/o coloridos modelos para todos los gustos e, incluso, realizados por prestigiosos diseñadores.

Pero Mario siempre busca la excepcionalidad en los productos que trae a tienda: «La zapatilla más curiosa que tenemos ahora es la Nike Dunk High Pro que está hecha con una piel tratada como si fuera un cerdito rosa», destaca. «Además, sólo se han hecho 100 unidades en todo el mundo».

Por supuesto, el recibimiento de zapatillas como ésta se realiza por todo lo alto. En la parte de arriba del establecimiento celebran catas de vino o champagne que se adecuen a la novedad en cuestión a modo de presentación tanto para clientes como para amigos.

Mario lo deja muy claro: «No queremos ser un gran almacén ni vender al por mayor».

No hay comentarios:

Publicar un comentario