23 abril 2013

Las rarezas de Cristina Aguilera

Las estrellas de la música tienen sus manías, gustos y necesidades y las expresan, generalmente, por escrito y por boca de sus abogados, antes de salir a un escenario.

Las particulares solicitudes de algunos grupos y cantantes estadounidenses, sus comidas preferidas, sus deseos y sus extrañas peticiones.

Thesmokinggun presume de tener acceso a los secretos que políticos, estrellas de cine, periodistas, cantantes y compañías quieren guardar bajo llave.

La cantante canadiense Shania Twain (2) es una histérica de la seguridad y por eso quiere que su camerino y el escenario sean barridos por perros entrenados para detectar bombas y explosivos.

En su contrato para actuar, Twain teme un atentado de personas que quieran boicotear su actuación y por eso toma medidas. Un K9 (perro antiexplosivos) puede ser solicitado para inspeccionar la zona inmediata al escenario dos horas antes de la actuación.

La bella y esquelética artista es una enamorada del agua, de los zumos de zanahoria y de las colas, que bebe y consume en abundancia en sus actuaciones y que, por contrato, tiene que tener en su camerino.

Los contratos que ofrece thesmokinggun.com dejan claro que estos cantantes comen malamente, se alimentan de pollo frito, hamburguesas, patatas fritas y comida basura, beben muchos refrescos y tienen muchas rarezas.

Y además son bastantes rácanos con los grupos teloneros que presentan sus actuaciones y también con algunos de sus coros y bailarines.

La cantante de country, Reba McEntire (3) , pide que haya «vasos de agua totalmente transparentes y nunca ópacos».

La mundialmente popular Britney Spears (4) solicita un teléfono con línea exclusiva al exterior y requiere, bajo amenaza de una multa de un millón de pesetas, que el número sea secreto para evitar que reciba llamadas extrañas y molestas.

Christina Aguilera (5) no tiene tiempo que perder entre el tráfico de las ciudades donde actúa y, por eso, su representante quiere que los promotores de sus conciertos la busquen una «escolta policial para trasladarse, a toda velocidad, desde el hotel al concierto».

No hay comentarios:

Publicar un comentario