03 junio 2013

A Groening le gusta pintar en la Biblia

El artista e ilustrador Gary Panter, creador de la revista Jimbo y ganador de varios premios Emmy por sus diseños, deja por un rato la mesa de dibujo para contarme anécdotas de su amigo Matt Groening. Panter, diseñador de tres de las portadas de los discos de Frank Zappa, relata la pasión que siente Groening por su música.«Es divertido, inteligente y muy persuasivo. Siempre se ríe de sus propios chistes, que por cierto suelen ser bastante buenos», dice de él.

También cuenta que la fama no se le ha subido a la cabeza, que es el mismo que conoció en Los Angeles décadas atrás cuando regalaba fotocopias de sus cómics de Life in Hell. Tal vez ahora se compra más CDs. Escucha todo tipo de música, pero siente fascinación por las bandas de los lugares más remotos y absurdos. De niño, Groening fue un boy scout al que le confiscaron su pequeña Biblia por llenarla de caricaturas. Ambos, dice Panter, admiran la obra de Mariscal, tanto su etapa inicial de creador de cómics como la de diseñador.

Otros cuentan que cuando Groening está angustiado se va a descansar a Hawai. Antes se consolaba dibujando caricaturas en el pupitre o conejos neuróticos. El creador de Los Simpsons tiene una casa en Malibú y tal vez conserva su vieja vivienda en la zona de Venice beach, donde vivió antes de ser famoso y criaba patos en el patio trasero. Groening, que llamó a sus personajes con los nombres de sus familiares (su padre y su hijo se llaman Homero; su madre, Margaret, y sus hermanas menores Lisa y Magy), tiene dos hijos a los que protege del acoso de los medios de comunicación, y trata de ser feliz aunque se sienta aprisionado por la popularidad.

Parece ser que tanto él como su personaje Homer Simpson continuarán sufriendo la siniestra presencia de sus respectivos jefes millonarios.Groening podrá vengarse haciendo lo que mejor sabe: dibujar.

Ana Merino, poeta y experta en cómics, es profesora de estudios culturales en la Appalachian State University y miembro del comité ejecutivo de ICAF, un festival dedicado al cómic que se celebra anualmente en Washington.

No hay comentarios:

Publicar un comentario