17 junio 2013

Brisa fresca sobre las montañas

Además, si River fue bautizado «Río» por sus padres inspirándose en Siddharta de Hermann Hesse, Reeves aguarda para su consagración definitiva el estreno del último Bertolucci, Little Buddha, en el que encarna a Siddharta, un príncipe en busca de la iluminación, un papel que el actor canadiense chino hawaiano asegura que le ha cambiado la vida.

Porque nadie reconocería hoy en el reflexivo joven recién convertido al budismo al salvaje de hace unos meses. El muchacho cuyo nombre significa «brisa fresca sobre las montañas» en hawaiano era un pésimo estudiante expulsado de varios colegios, un loco por la música que coqueteó con las drogas, un inconsciente conductor de su moto «Norton Commando 850», que ya le ha costado casi el bazo (la cicatriz de una operación le recorre verticamente el abdomen).

Atractivo para hombres y mujeres, con rasgos orientales heredados de su padre que le diferencian de los bellos convencionales, los directores han explotado el aspecto inocente de su personalidad cinematográfica. Ingenuo era el enamorado caballero Danceny de Las amistades peligrosas, el agente inmobiliario Jonathan Harker de Drácula, el mercenario sonado de Te amaré hasta que te mate o el policía idealista de Le llaman Bodhi.

Pero el infatigable lector de Dostoievski que es Reeves ha mostrado su lado canalla como el niñato Scott Favor de Mi Idaho privado y el villano Don Juan el «Bastardo» de Mucho ruido y pocas nueces, de Kenneth Branagh, un Shakespeare cinematográfico que le ha valido el Premio al Peor Actor secundario del año de la revista Rolling Stone. Si Reeves se las tuvo que ver con las mismísimas concubinas del diablo en Drácula fue porque Johnny Depp hubo de renunciar al papel de Jonathan Haker, comprometido como estaba con el director serbio bosnio Emir Kusturica en el accidentado rodaje de Arizona Dream.

El lado salvaje.- De todos ellos, es posiblemente Johnny Depp, ex ídolo juvenil y rockero militante, el más complejo y en posesión de un lado oscuro muy fuerte. Líder de la banda «The Kids», fumador empedernido, lector apasionado y con un humor muy seco y cortante, Depp cultiva una imagen entre excéntrica, misteriosa y levemente siniestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario