30 enero 2014

Paraísos fiscales para el blanqueo de dinero

La falta de transparencia en las cuentas de las empresas de juego con sede en paraísos fiscales no es sólo un problema para los gobiernos de los países en los que operan por la evasión de sus impuestos. También supone un verdadero quebradero de cabeza para los inspectores de Hacienda que muchas veces desconocen si el capital que un español repatría desde Gibraltar, Malta, Isla de Man o Antigua y Barbuda es realmete dinero ganado jugando al póquer, al casino o a las apuestas deportivas en internet o si procede de otras actividades y se está cometiendo un delito de blanqueo de dinero.

«Hay un grave problema de opacidad con las rentas del juego porque, cuando el dinero pasa por un paraíso, se pierde su rastro», reconoce a MERCADOS Francisco de la Torre, secretario de la Organización de Inspectores de Hacienda.

Los casinos (físicos) están sometidos a una vigilancia especial para cumplir con la normativa de prevención de blanqueo de capitales. Algo a lo que escapan en estos momentos los sitios web de juego on line instalados en España sin licencia por el vacío legal.

Este fenómeno se extiende también a otros países de la UE. Bruselas estima que por cada sitio de internet de juego en línea autorizado, hay más de cinco sitios que ofrecen juego sin licencia.

De la Torre lamenta que acabar con los paraísos fiscales haya desaparecido de la agenda de prioridades de la Unión Europea (UE) en un momento en el que los Estados tienen que fortalecer sus ingresos para reducir el déficit.

«Europa debería plantear una normativa común contra los paraísos fiscales. Hace dos años se hablaba de limitarlos, pero esa propuesta es uno de los grandes temas olvidados de la crisis», señala.

La actividad desarrollada por empresas europeas en paraísos fiscales también supone un problema para la protección de los usuarios. Por ello, la Comisión Europea ha abierto esta semana una consulta pública sobre juego on line para estudiar cómo se puede reforzar la protección de los consumidores y mejorar los sistemas de prevención de fraude y lavado de dinero.

Los operadores de juego on line presentes en España afirman que la protección del cliente es una de sus prioridades, ya que, en un entorno competitivo como internet, si el cliente no queda satisfecho, puede perderse de forma inmediata.

Para captar la atención de potenciales jugadores, muchas casas de juego 'on line' -como 888 Casino, Party Casino o Bwin Poker- ofrecen bonos regalo para jugar al casino o al póquer con cantidades de entre 100 y 3.000 euros regalados. Sin embargo, para cobrar lo ganado, la letra pequeña de esos contratos exige haber apostado con dinero propio hasta 30 veces la cuantía regalada. Las apuestas deportivas también ofrecen estos bonos, pero en su caso para cobrarlos suele pedirse sólo triplicar el importe. Esto se debe, según las empresas que ofertan las promociones, a que en juegos como la ruleta es muy fácil ganar y,sin esa letra pequeña, la empresa perdería dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario