16 octubre 2014

LIDL sigue apostando por España

Un torero con capote en un plaza abarrotada, una flamenca que se tapa la boca con un abanico o un pueblo del sur de España donde cae un sol de rigor... 

Para presidir las portadas de folletos de supermercado en Hungría, Alemania u Holanda. La semana española que Lidl celebra en 25 de los 26 países europeos donde opera –en todos menos España, se entiende–, se ha rediseñado con una marca propia, Sol y Mar, que cuenta con 220 referencias y que les ha permitido multiplicar por 12 el volumen de compra a proveedores españoles, que también han pasado de 368 en 2012 a 445 en 2013.

La cadena alemana de distribución alimentaria, que cuenta con 10.000 tiendas en toda Europa, ya ofrece un 60% del surtido de origen nacional en los 530 supermercados que tiene España.

Esta apuesta por la gastronomía española les ha llevado a aumentar exponencialmente la inversión en la huerta y en la industria agroalimentaria nacional, pues entre los productos en promoción no sólo se cuentan 19 referencias de aceitunas distintas, un total de 1.100 toneladas en quesos, especialmente manchegos, y ventas de embutidos ibéricos por valor de tres millones de euros. 

También se venden tortas de aceite, regañás, postres lácteos, turrones, frutos secos, cecinas, patés de aceitunas, mojos canarios y 75 vinos de diferentes DO españolas, no sólo las más conocidas en el extranjero.


Este experimento, que desde este ejercicio Lidl lanzará dos veces al año y que concentra en pocos días entre el 5 y el 10% de las exportaciones anuales de proveedores españoles, se ampliará en 2015 por el lado del catálogo de vinos, vaticinan desde la propia cadena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario