21 marzo 2015

Gracias a telefónica y su nueva aplicación podremos saber que zonas son mas turísticas

Los nuevos desarrollos y aplicaciones tecnológicas de Telefónica podrían contribuir a resolver el entuerto de las zonas de gran afluencia turística. 

Con los datos recogidos por sus antenas de telefonía móvil, la multinacional española es capaz de determinar los flujos de personas en un área o región concreta. 

La gestión de toda esta información es lo que se conoce como big data y permitiría, por ejemplo, conocer qué municipios reciben más visitantes y por tanto facilitaría la designación, con criterios objetivos, de las áreas sujetas a la libertad de horarios.

Telefónica ya ha ofrecido sus servicios a la Conselleria de Economía, Turismo y Comercio, que recientemente ha aprobado un decreto para tratar de regular este aspecto. Las conversaciones, según explicó ayer el director general de la compañía en la Comunidad Valenciana, Kim Faura, se encuentran todavía en una fase muy preliminar, si bien la evaluación, en caso de concretarse, no sería inmediata. 

Un estudio en profundidad podría prolongarse durante todo un año, según especificaron fuentes de la compañía. La nueva normativa, en cualquier caso, no contempla ninguna fórmula de control de estas características. Se limita al análisis de plazas hoteleras, segundas residencias y de los residuos urbanos.

El análisis del big data es una de las nuevas líneas de negocio que está explotando Telefónica ante un escenario en el que los servicios tradicionales pierden peso. Para Faura, el uso del rastro de actividad del móvil es "el petróleo del siglo XXI". 

Su aplicación genera grandes expectativas en el sector del retail, donde firmas como Mango ya han comenzado a integrarlo, pero sobre todo en el ámbito del transporte público y del turismo. De hecho, en Barcelona ya se ha publicado un informe en esta línea junto a la consultora RocaSalvatella, que ha permitido conocer las pautas que siguen los cientos de miles de extranjeros que visitan la ciudad condal.

Lo cierto es que el sistema requiere de la participación de expertos capaces de hacer las preguntas adecuadas. En Barcelona, por ejemplo, se ha averiguado que el 30% de los cruceristas ni siquiera bajan del barco. La tecnología actual permite saber en todo momento —siempre que el móvil esté encendido— de dónde proceden, por dónde circulan e incluso cuanto gastan gracias a los acuerdos suscritos con entidades financieras.

‘SMALL CELLS’

Por otra parte, Faura destacó la puesta en marcha durante las Fallas, de un nuevo proyecto, bajo la denominación de small cells, para reforzar la señal en áreas donde se concentran grandes aglomeraciones de personas. La iniciativa, que se ha probado con éxito Benidorm durante los meses verano, se ha hecho así extensiva a Valencia.

Los dispositivos, alrededor de una veintena, se han instalado en las cabinas telefónicas de la plaza del Ayuntamiento y se están demostrando muy útiles durante las mascletaes. 

El objetivo, de hecho, es mantener este sistema complementario a los postes tradicionales todo el año y en esta línea se están manteniendo conversaciones con el Consistorio. Según Faura, existe predisposición por ambas partes.


Las relaciones con la Administración local son muy estrechas y la prueba es que el cap i casal se erige en la ciudad número uno en implementar el proyecto smart city. 

Esta iniciativa conlleva beneficios directos "en la gestión de la ciudad" dado que permite, por ejemplo, optimizar los consumos eléctricos o controlar el tráfico, pero es también útil para los ciudadanos de a pie, que pueden obtener información sobre las plazas de aparcamiento o el tráfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario