La poesía es un arte escaso

Carlos Falcó, Loewe y otras empresas españolas de alta gama piden que la Real Academia modifique su definición de "lujo", una palabra que la RAE asocia a ricos y a ociosos y a algo que no sirve para nada. Y no les falta razón. Lujo es tener tiempo libre, el silencio del móvil, el abrazo de tu perro, los huevos de Casa Lucio y cosas así que no se pagan con dinero. Un lujo es el don de escribir versos y el placer de leerlos. Los ganadores de la 30 edición del Premio Loewe de Poesía han sido este año Ben Clark, ibicenco de nacimiento y vocación, y la argentina Luciana Reif, poeta revelación. El mérito es también de la Fundación Loewe, que considera la cultura un verdadero lujo y patrocina un bien tan raro y precioso como la poesía, aunque en la fiesta del Hotel Palace los entendidos comentaban que está en alza y que los jóvenes poetas arrasan en internet. Otra fiesta para los sentidos, la exposición de fotos de Emiliano Súarez, Pepe Botella y la escenógrafa Ana Garay montada en un garaje en construcción y dedicada a sus respectivas visiones de Nueva York.


Enamorado de una ciudad de la que no conseguía desentrañar sus texturas, Emiliano la descubre por fin con las imágenes de su iPhone, Pepe Botella con su cámara de gran profesional y Ana Garay a través de sus mapas. La muestra se verá en mayo en Bilbao. Emiliano sigue en la firma familiar de joyería como consejero, pero estrena empresa propia de márketing creativo, que es lo suyo, y su nueva libertad queda demostrada en esta experiencia, un sueño por fin cumplido. Y precisamente en Bilbao se entregaron también los Premios de Teatro y Toros, que patrocina el hotel Ercilla desde hace 34 años, otro mecenas cultural de los que no quedan.

Y hablando de gente siempre está dispuesta a hacer algo bueno, Irene Villa y Coolook, la firma de joyas que tanto le gusta a Letizia, se han sumado al proyecto Tu bebes, otros también, de Auara, un agua que destina todos sus beneficios a hacer pozos en África. La diseñadora Mar Aldeguer también dará parte de las ventas de la nueva colección de Coolook inspirada en Egipto a esta causa. En la inauguración de un restaurante prometían la presencia de algún Borbón invitado y otras celebridades, pero su lugar fue ocupado por invitados como Arancha de Benito, haciendo su alegato de la prisión permanente revisable. ¿Hasta cuándo… etc?

Comentarios